Mis zapatos Chiruca totalmente desgastados


Al final del viaje en un bar del aeropuerto de Praga, donde haciamos escala para llegar a Barcelona, aprovechamos para inmortalizar la degradación que sufrieron mis zapatos.

Mañana os cuento mis pasos…

¡ya vuelvo a estar comunicado!



comenta ;)