• INTERNET WORKS
  • FILMS / TV / MEDIA
  • PONENCIAS / TALLERES
  • ENTREVISTAS
31 - 01 - 2008

“Existía una aldea que nunca tenía sol porque una gran montaña le hacía sombra, entonces los niños crecían ratíquicos, hasta que un día el mas viejo de la aldea se fue con una cucharita, y los otros otros le preguntaron:

-¿Dónde vas viejito?
-voy a la montaña
-¿Y que vas hacer?
-voy a mover la montaña
-¿Y con que la vas a mover?
-con esta cucharita
-jaja, nunca podrás.
-si, nunca podré, pero alguien tiene que comenzar.”

Este cuento también lo refleja la película Mar Adentro, cuando Ramón Sampedro pregunta porque tiene que ir al juicio para defender su derecho a morir si no le servirá de nada, y su madre le contesta: “si, a ti no te servirá pero si a los que vengan detrás.

Tenía un profesor que decía: “si por donde tu vas todos vienen en dirección contraria, alguien de los dos está iendo en la dirección equivocada”. El profesor utilizaba la frase para decirle al alumno que como el estaba sólo se estaba equivocando, imagino que Einstein estuvo muy solo, Gandhi también, igual que el hombre de la cuchara que quería mover la montaña pero cuando demostraron tener razón todo el mundo se puso a su dirección. Eso es de cobardes pero el ser humano en general es un cobarde.

Tampoco seamos soñadores, muchas de las personas que salen con la cuchara se quedan en el camino sufriendo y muriendo en el intento que nunca nadie le hizo caso, pero lo importante al final, cuando el mundo desaparezca por cualquier meteorito, por el fin del sol, un virus o lo que sea, en tu vida lo más importante será que hayas disfrutado, vivido, realizando lo que querías y no porque crees que lo tenías que hacer, aunque el problema actual es que hoy en día la gente no sabe ni que carrera estudiar pero si a que discoteca ir, así difícilmente la gente será feliz, vivirá haciendo lo que la marea le arrastra mientras otros con cucharas son los que mueven la marea (tanto para bien como para mal).

El cuento lo escuché en un vídeo de ALEJANDRO JODOROWSKY en “La belleza de pensar” minuto 1:40

- 1 comentario

Un pensamiento en “El hombre que movió una montaña con una cucharita

  1. Concha Barbero

    Precioso comentario, Joan. Me trae a la memoria la cita de la Madre Teresa de Calcuta:

    “Todo lo que hice en mi vida para ayudar a los demás es solamente una gota en el océano, pero si no lo hubiera hecho al océano le faltaría una gota”.

    También es cierto lo que dices sobre los que van contra corriente. Puede que sean la solución; los que piensan diferente son los que cambian el mundo.

    Es muy común también escuchar a ciertos conformistas: “Las cosas son como son, y cada uno es como es”.

    Pienso radicalmente lo contrario:

    Las cosas no son como son, sino como queremos verlas, y nosotros no somos como somos, sino como queremos ser.

    Un abrazo

    Responder

comenta ;)