• INTERNET WORKS
  • FILMS / TV / MEDIA
  • PONENCIAS / TALLERES
  • ENTREVISTAS
15 - 07 - 2008

El lunes 14 de Julio de 2008 a las 10:45 en la embajada de USA en Madrid me entregaban (después de más de dos meses rellenando y enviando papeles) mi visado de estudiante para vivir en New York City del 26 de agosto de 2008 hasta el 3 de enero de 2009.

Lo normal ahora es hablar sobre mi experiencia durante las 2 horas que pasé en la embajada de Estados Unidos, por norma general criticando al gobierno, el funcionamiento de la embajada, los tramites, la seguridad… desahogándonos de nuestras penas como si este ente superior llamado gobierno o administración siempre tuviera la culpa, pero mi atención se desvió totalmente de la embajada donde el trato de los trabajadores que nos atendieron en las ventanillas fue genial, simpáticos y pacientes, mi atención se centró en las personas que íbamos a la embajada a tramitar visado o parecido. Después de mi experiencia entiendo porque a veces los formularios que rellenamos, la información o trabajadores nos pueden llegar a tratar como si no nos enteráramos de nada, simplemente porque hay mucha gente que no nos enteramos de nada.

Me explico: Al solicitar cita para ir a la embajada de USA en Madrid (da igual de que parte de España seas, es obligatorio ir a Madrid a tramitar el visado), te envían un e-mail y tanto en él como por teléfono te dicen claramente:

– Limitación de equipaje personal: Los recientes sucesos terroristas en el mundo han hecho necesario restringir el acceso de equipaje, mochilas, o bolsos de mano a la Sección Consular de la Embajada. Por favor, NO intente entrar con estas pertenencias en la Embajada.

En su momento nos pareció una medida excesiva, llamamos para decir que veníamos de fuera y no podíamos ir sólo con los documentos desde Barcelona, nos dejaron muy claro que no, no se puede entrar con ningún tipo de bolso.

Pues al llegar a la embajada la mayoría de mujeres tenían un bolso colgando, un señor vino con una mochila a quien se le negó el acceso pero habían mujeres con bolsos mucho más grandes que esa mochila y entraron perfectamente. Las personas que cumplimos con las normas al ver que otras se las pasaban por el forro pero que además la embajada permitía el incumplimiento dando acceso ante nuestras narices, nos hacían sentir como imbéciles.

Pero aún me entristecí más cuando en la cola un chico no había rellenado los formularios, en estos formularios te piden nombre de los padres, trabajos que has realizado, contacto de amigos que confirmen los datos… como mínimo necesitas una hora, y visto toda la seguridad e información que te piden me cuesta entender como no rellenó esos papeles ¡se juega un visado!

Pero eso sólo fue un despiste entre muchas personas, lo peor es cuando para entrar te piden una foto de 5×5, una foto nada corriente y que te recuerdan en los documentos para tramitar el visado y en la misma entrada te piden que la muestras para acceder, bueno, pues resulta que casi la mayoría de las personas que vimos no tenían la foto, habían pasado olímpicamente de la foto e incluso un chico nos preguntó de que tamaño tenía que ser, pero resulta que no vivimos un día de excepción, parece ser tan común este despiste que dentro de la embajada han habilitado un fotomatón ¡donde hay cola para hacerse la foto! ¡Ni que vendieran iphones!

Por supuesto en este momento no nos sentimos imbéciles, sino orgullosos de cumplir con lo que piden, gracias a ser responsables pudimos sentarnos tranquilamente a la espera de nuestro número y que no se nos pasara el turno por estar haciendo cola.

Cumplimos las normas a raja tabla, pero muchos más se las torearon, creando un pequeño caos de gente haciendo cola para unas fotos que ya tendrían que tener, indignando a gente cumplidora por pasear el bolso ante ti que tienes que tener las manos ocupadas en todo momento para no perder los papeles, al final la embajada que creíamos que era excesivamente segura a pasado a ser más permisiva de lo esperado e incluso colaboradora, siendo conscientes de lo irresponsables que somos los ciudadanos a parte de dejarnos entrar aún incumpliendo las normas además nos ponen un fotomatón para despistados.

Parece que este ente superior no siempre es el culpable de nuestro destino como queremos hacer creernos constantemente, seguro que quien no consiguió el visado por no tener la foto se quejará de que el gobierno no le avisó lo suficiente, cuando la realidad es que simplemente nosotros no leímos atentamente los documentos que nos facilita el gobierno, pero claro, entiendo que es más vistoso una avioneta con un letrero publicitario avisándonos de la foto.

Es imposible que el mundo vaya bien si estas normas tan sencillas e importantes para uno mismo (o te quedas sin papeles) se incumplen en un país que se supone que es del primer mundo.

- 1 comentario

Un pensamiento en “Incumpliendo las normas

  1. Cata

    No es un caso aislado ese que explicas. Mi trabajo me obliga a atender al público y, aunque es una ocupación que puede resultar muy gratificante, se convierte en una pesadilla cuando ves que la gente no hace un mínimo esfuerzo por rellenar la documentación con todos los datos requeridos. Me refiero a algo tan sencillo como poner los datos personales. Que me piden 5 datos? Pongo 4 ó 3, que ya me lo rellenarán si eso.
    Eso por no hablar de los que tienen que traer los documentos en fotocopia. Lo más habitual es que te hagan “lástimas” para que les hagas tú las fotocopias y, por supuesto… gratis!!!

    Responder

comenta ;)