• INTERNET WORKS
  • FILMS / TV / MEDIA
  • PONENCIAS / TALLERES
  • ENTREVISTAS
14 - 01 - 2009

Hace tiempo que le doy vueltas a mi código de conducta, no es un código que haya pensado nunca, nadie nos explica nada sobre tener un código, pero lo tenemos, gracias a él nos relacionamos con los otros con más o menos éxito, también te ayuda a cumplir tus propios objetivos o destrozarlos, todo depende de como sea tu código y en donde lo apliques.

Por norma general no pensamos en este código seguramente ni nos lo habíamos planteado y te puede parecer una tontería la primera vez que te hablan de él. Pero existe, es como el pensamiento, allí está, tu puedes ser consciente y pensar bien o ser inconsciente y dejar que tus pensamientos no tengan coherencia, pero no puedes escaparte de él.

Normalmente en tu vida vas tomando decisiones respecto tu actitud frente varias situaciones, por ejemplo si has prestado dinero varias veces y no te lo han devuelto habrás decidido que nunca más prestarás dinero, otras son positivas, si nunca salías a tomar algo y las últimas veces que lo hiciste conociste gente interesante y te gustó, interiormente decides que debes salir más a menudo.

Estas decisiones son tu código, no intencionado pero allí está, lo has ido creando durante las experiencias vividas año tras año y parte de tu personalidad y de como te ven los demás es culpa de tu código.

Y sobretodo lo más importante, las relaciones que tienes a tu alrededor, familia, amigos, contactos, se mantienen o destrozan gracias a el maldito código.

Digo maldito porque cuando te das cuenta de como funcionan las relaciones del ser humano entiendes que si quieres tener amistades, compañero, etc, a tu alrededor debes actuar aplicando un código según la situación y persona. Te puede parecer una tontería y una falsedad, y sí, lo es, pero así funciona el ser humano, y aunque te resignes a decir que tu no eres así, que no puedes actuar de esta forma, mientes ¿Cuantas veces has tenido que falsear en situaciones donde seguramente preferirías estar en tu cama o con otras personas? ¿Cuantas veces te has tenido que comer el ego para pedir algo que si lo haces a tu manera no te darían? Son casos extremos, pero son reales, el ser humano, nosotros, nos comportamos de manera diferente dependiendo de como sean los demás. Saber como actuar en cada situación y persona te ayudará a conseguir buenas relaciones y en este mundo si no estás forrado de dinero, necesitas tener buenas relaciones, no confundamos cantidad con calidad, pero para encontrar calidad necesitas tener cantidad, es como cuando un padre le dice a su hijo:

“tienes que conocer a muchas mujeres y así sabrás cual es la mejor para ti, si sólo conoces una a lo mejor te estás perdiendo una gran mujer” (el consejo es aplicable en los dos sexos, of course).

Además el código nos ayuda a que el ambiente sea mejor o peor.

Uno de los lugares donde más utilizamos un código conscientemente es en el trabajo, sobretodo si eres una empresa que tiene que negociar con otra empresa japonesa, si no sigues el código de conducta japonés lleno de tonerías como que si al guardarte la tarjeta de presentación en el bolsillo del culo es una falta de respeto enorme, ya puedes dar por terminada la negociación. Para ti es una tontería pero ellos se han educado con la idea de que eso es una falta de respeto, e igual nos pasa a nosotros en otras conductas a nivel colectivo e individual.

Pero sin ir al extremo en el Fnac al entrar a trabajar te daban e imagino que aún la dan esta tarjeta con códigos de conducta sobre lo que puedes y no puedes hacer en una atención telefónica:

atención telefónica positivo / negativo

Por ejemplo en el apartado cosas negativas que no debes decir podemos leer:

Expresiones problemáticas: “Vd. tiene un problema.” “me parece muy raro lo que Vd. dice” “los tramites son muy complicados”

Estas expresiones si las utilizáramos en el día a día con nuestros amigos tendríamos reacciones similares a lo que puede suceder si te las dice un empleado del Fnac. Si estás discutiendo con un amigo tuyo y le sueltas: “tu tienes un problema” el otro seguro se lo tome muy mal, aunque a lo mejor no lo digas atacante sino con total seriedad.

Esto sucede por que son palabras negativas, como “raro” y “complicado” e incluso “tramite” el cerebro las relaciona con algo negativo y aunque tu no lo creas, esa sensación la recibirás y tus pensamientos y reacciones actuarán según estas sensaciones. Por norma general las personas somos más emoción que razón. Por este motivo es importante incluir en el código como deberías comunicarte verbalmente y gestualmente con los demás, a veces no nos damos cuenta y nuestra manera de hablar es borde, no es tu intención pero así lo reciben los demás, esto debe ser cambiado o lo más seguro continuarás teniendo discusiones.

Los Japoneses y Coreanos tienen la filosofía de que todo debe ser positivo para tener buenas relaciones llegando a extremos que decir la palabra “no” está mal visto por las connotaciones negativas, por ejemplo teniendo que recurrir a escusas si no quieres ir a un lugar en concreto, esto provoca que muchas veces no se avance a nivel social al no poder poner en duda nada, pero es que una cosa es querer un ambiente bueno sin buscar discusiones tontas y otro tirarte piedras encima por entender que un ambiente bueno significa no defender lo justo para la vida. Por culpa de este comportamiento es normal encontrarte mujeres coreanas que dudan sobre el sistema de amor de Corea, ya que la mujer tiene una posición muy inferior al hombre, conociendo coreanas en New York que te dicen que prefieren buscar un hombre occidental porque las cuidan mejor que un coreano, ya que la cultura occidental es más de igualdad. También he leído que este comportamiento creaba en Corea círculos de intereses en la política que se aprovechaban de que nadie se opusiera ya que no es bueno debatir al tener connotaciones negativas, tanto si es verdad como sino, esto si sucede en la religión donde nadie puede poner en duda las bases, te educan para que pienses que hacerlo es malo. Así te tienen controlado, saben que no los dejarás porque no los pondrás en duda.

Por eso hasta ahora siempre he querido ser lo contrario, decir la verdad y argumentarlo todo. Pero si te vas a corea y te comportas al revés que ellos te quedarás sólo y no avançarás, e igual pasa con las personas en tu vida, hay personas que se parecen a coreanos y otras más a occidentales, y en la vida seguramente te tocará hacer tratos en algún momento así que mejor tener buenas relaciones y para eso debes conocer el código de cada uno, no sea que empiece una guerra.

En el trabajo usamos códigos constantemente porque sabemos que lo necesitamos para conseguir nuestros objetivos, ¿entonces porque no deberíamos hacerlo en nuestra vida? Por que se entiende que ser falso está mal, pero cuando hay un entierro si tu estás contento nunca te pondrás a contar chistes porque sabes que no es el momento adecuado, y si lo haces todos te mirarán mal, no te aplaudirán por ser como tu eres, en ese momento se requiere ser “falso”. O si te invitan a cenar, otro día te sentirás obligado a invitar tu porque “como él me invitó…” aunque tu no lo harías pero “es para quedar bien” y el otro sabe que invitas porque el invitó, y seguramente si no invitarás el no pensará tan positivamente de ti.

Lo que quiero dar a entender es que ser falso es aceptable cuando no se nota o cuando actúas como la gente cree que se debe actuar. Desgraciadamente este es uno de los motivos por los que mucha gente ha cometido actos que nunca hubieron hecho, como los alemanes que se dejaron llevar matando gente que no matarían si no fuera porque en ese momento era como te tenías que comportar, porque sino seguramente te matarían.

Por eso es importante tener en cuenta que un buen código es ese que empieza por la palabra integridad y responsabilidad, para saber diferencia cuando actuas sin hacer daño a nadie. Frases como “la socidedad me obliga” son un tremendo error, porque no eres tu actuando para conseguir tus objetivos sino la sociedad que te hace actuar para conseguir los objetivos de la sociedad, no los tuyos.

Otro ejemplo aceptado es cuando saludas, si por ejemplo no saludas porque no te da la gana el otro seguramente pensará que eres un borde y será cierto, pero es negativo y eso le quedará en su mente, en cambio si saludas aunque no te apetezca, él por mucho que luego te quiera criticar a tus espaldas en su mente tendrá el sentimiento de agradable siempre y cuando lo saludes con palabras agradables… y así si algún día lo llamas o requieres de su ayuda le será más difícil negarse.

Sino te pasará como House, él se comporta tal y como es, un borde, directo y realista y gracias a eso no tiene amigos, normal ver a sus compañeros cenar juntos sin que a él le hayan invitado y tiene suerte de ser bueno en el trabajo porque sino estaría más solo que un uno y una cosa es que te guste estar sólo y la otra no tener nunca nadie a tu lado.

Si lo piensas seguramente encontrarás muchas situaciones donde el otro ha sido falso y aún sabiéndolo lo aceptas e incluso te parecerá mejor que si hubiera sido realista. Así que debemos saber cuando y en que medida aplicar el código. Es importante que los demás no se den cuenta, no exagerar, ser natural dentro de la falsedad.

Por supuesto puedes decir lo que yo he dicho y hecho hasta ahora “yo no quiero ser falso, yo soy así, creo que no hago daño a nadie, digo la verdad, soy sincero y quiero el bien, si no te gusta es tu problema”, pero en realidad el problema será tuyo, a la larga te ganarás mucha gente que te relacionará como persona problemática, a mi me sucede ya que siempre lo pongo todo en duda, o me gusta debatir, a la gente por norma general no le gusta debatir porque aporta negatividad aunque el debate sea lo más sano posible, es negativo, dos o más personas están desacuerdo, esto transmite negatividad y así lo reciben los demás. Hay grupos de personas que les encanta debatir e incluso para ellos una buena tarde no es estar bebiendo en el bar o salir de fiesta sino debatir temas que les ayudaran a crecer, pero no es lo normal, por lo que se debe saber distinguir.

Un amigo me lo dijo cuando quedamos para tomar algo, él y yo disfrutamos debatiendo temas pero con los demás amigos del grupo nunca lo verás debatir ni filosofar porque a ese grupo de personas no les gusta, lo reciben negativamente, ese mismo día mientras veíamos llegar los amigos me lo dijo claramente, “con ellos no podemos debatirlo o nos dirán raros”.

Puedes pensar como yo pensé, ¿De que sirve tener esos amigos sino puedes ser 100% como tu eres?. Pues con el tiempo creo que es mejor tenerlos que no tenerlos, no tienes porque estar con ellos siempre, con que les dediques un tiempo determinado a su manera de ser te asegura que cuando los necesites estarán allí o ellos piensen en ti, y a lo mejor a través de ellos conoces a alguien como tu. También porque de ellos aprendes cosas que a veces no ves, que no son cuerpos sin cerebro aunque muchas veces lo hayas pensado, simplemente son personas con mucho sentimiento que no desean llegar a hacer nada importante en sus vidas porque para ellos lo más importante es pasarlo bien sin tenerse que comer el coco, y a veces olvidamos que sólo hay una vida para disfrutar y a veces estamos más tiempo pensando en cual es la mejor manera de disfrutarla que disfrutándola.

Todo esto comporta manipulación pura, en realidad nos manipulamos día a día unos a los otros, pero unos lo hacen conscientemente y otros sin saberlo, si no lo sabes estás dentro del juego con desventaja, si lo sabes puedes decidir jugar o no, yo he estado años sin querer jugar y haciendo revisión no me gusta el resultado, el resultado general no es lo que quiero aunque me ha ido muy bien en algunas cosas, por ejemplo cuando me entrevistaron por TV fui yo mismo, todo lo que decía en esa entrevista lo había contado y discutido otras veces con muchas personas que siempre me decían que yo era raro por pensar así, o que conmigo no se podía hablar porque siempre le doy vueltas a las cosas, o querer compartir mis preocupaciones. Al final esas mismas personas al ver la entrevista me dijeron que tenía mucha razón, y que qué bien hablo. Hizo falta que me vieran en la TV para que me escucharan. Este fue un ejemplo que me trastocó bastante, hoy parte de este escrito es a consecuencia de ese día.

Eso quiere decir que no tienes que dejar de ser tu, simplemente que debes conocer como actuar para transmitir lo que eres o quieres decir, en conclusión no eres realmente falso, estás utilizando las herramientas de comunicación para comunicarte y también tener un buen ambiente, porque cuando sabes que con una persona no vas a poder debatir con claridad, cuando sabes que una persona se va a tomar mal tu crítica, aunque seas sincero y totalmente cierto… mejor ser falso porque a la larga te beneficiarás. En realidad no eres falso, simplemente eres sincero contigo mismo, te dices que eso no te aportará nada, sólo un camino negativo, nada aconsejable como ya he dicho sino estás forrado o eres un crack en la materia como House, en ese caso la gente va aguantarte porque te necesitan.

En realidad lo que tu crees que eres no es real, también es falso, cuando crees que actúas como tu eres no es más que una falsedad, actúas como tu entorno o tu sociedad te ha creado, tu no has sido siempre así, naciste sin ser nadie, sin ideas, sin un modo concreto de expresarte y usar las palabras o tono de voz, sin saber como relacionarte, ahora simplemente estoy aprendiendo a relacionarme, una lección que no me enseñan en el colegio, sólo en los estudios de Relaciones Publicas y Comercio.

Esta manera de actuar puede parece muy cruel, pero en realidad nosotros actuamos así cada día inconscientemente, en realidad seguramente a la mayoría le parecería cruel si actuaras tal y como piensas, mira House una de las palabras para definirlo es cruel.

Después de ver mis resultados en mi vida he llegado a la conclusión que debo cambiar mi código al relacionarme con las personas. Pero no sólo es de cara a las personas el código además de ser exterior también es interior.

Ponerte un código tanto sirve para mejorar las relaciones externas como la relación interna contigo mismo, para cambiar hábitos que no son buenos para ti, por ejemplo en mi caso siempre voy a dormir muy tarde, a veces en vez de tarde ya es temprano… para mi es genial, pero si quiero relacionarme con el exterior con el tipo de trabajo y personas que me interesan debo cambiar este hábito.

Otro hábito es descubrir que te joden y no callarte, decirlo a los vientos e intentar buscar una explicación del otro, el resultado será que tu eres el malo y ellos al quedar en evidencia ante los demás se lo tomarán muy mal y en vez de pedir perdón te querrán joder más o te tendrán rabia para siempre, esto me ha pasado en internet, que en su día dije que me era igual porque no necesito estas relaciones, que prefería la verdad, pero al final tienes a unos tipos que te tienen ganas, que sólo desprenden negatividad a tu alrededor, y no me gusta. Prefiero que una vez me entere que esa persona me ha engañado, no decir nada, tragarme la rabia e indignación y buscar otro camino para dejar de tener contacto o relacionarme lo justo con esa persona.

Y sobretodo dejar de querer “salvar” a las personas como comenta Concha Barbero de Silencio Activo. A lo mejor irá en contra de nuestros principios, pero a veces debes entender que esos principios hay muchas ocasiones que debes saltártelos o te arrastrarán al fracaso. Por ejemplo se dice que las mejores personas que estuvieron en los campos de concentración nazi murieron allí, dando como ejemplo un hombre que sabiendo que iban a matar a un grupo de niños el quiso acompañarlos para que no estuvieran solos. Eso es muy bonito, pero de vida sólo tienes una, y de principios a montones.

Y este aspecto a mi me va a costar muchísimo cambiarlo, porque cuando no puedo seguir mis principios, como ver una injusticia o estupidez y no poder hacer nada aún estando delante, me hace sentir un fuego ardiendo en mi interior, hacer que ese fuego desaparezca no es fácil, pero va a ser mejor para mi vida hacerlo desaparecer.

Así que también debo ponerme un código para protegerme de mi mismo. Ahora he ordenado las ideas que corrían en mi mente, toca revisar, releerme y después crear el código.

Aunque tu manera de actuar pueda ser la mejor, si toda la demás gente que te rodea no piensa lo mismo, lo único que vas a conseguir es quedarte en un rincón sin poder hacer nada.

- 2 comentarios

2 thoughts on “El Código

  1. Concha Barbero

    Me ha encantado tu exposición, y eso que no había visto que me habías citado hasta el final ¿eh?

    El ejemplo que has puesto de House es buenísimo. Lo que pasa es que él antepone hacer lo que le plazca siempre a la amistad, por ejemplo. Representa lo que todos quisiéramos hacer en más de una ocasión, pero llevado al extremo; desde luego, le importa poco el qué dirán, y eso ya es muy bueno… Yo algunas mañanas me levanto “house” y paso de todo, me da “pereza” de todo y me meto en mi mundo. Algunos días lo necesito, pero si siempre fuera así, terminaría amargada de por vida. Somos seres individuales, pero la relación con nuestros iguales es lo que realmente determina cómo somos.

    Otra cosa, a la mayoría de la gente no le gusta debatir porque no quieren profundizar. Casi todo el mundo quiere que le pasen cosas, porque se sienten solos, pero no hacen mucho por sentirse plenos. Eso lleva trabajo. Es mejor hablar de lo que pasa que de lo que les pasa. Con el tiempo caen en depresión y dicen “es que no sé qué es lo que me pasa”. Pues eso, que nunca has querido saberlo… Con ese tipo de personas con las que no se puede debatir terminas siendo muda, sí. También me sucede a mí, pero lo entiendo perfectamente. No pudes obligar a nadie a ser como tú quisieras. Y eso sucede, incluso, con algunos miembros de la familia; sobre todo con los que te han conocido siempre de una forma y ahora te encuentran de otra, después de cierta evolución. No les gusta tu evolución. A ellos tampoco les gusta debatir, ni conocer tus objetivos; las personas que hablan de lo que pasa no profundizan ni desean comprobar cómo lo hacen otros, porque les hace ver que ellos no se esfuerzan en ello. Hablan mucho de cómo va la liga, de dónde van de vacaciones, de qué película ponen, de cómo lo hace el gobierno de mal, de la crisis (eso les priva), de los estudios de los hijos… Por fuera, todo por fuera… Pero volvemos a lo mismo, nadie podemos (ni debemos) cambiar a nadie. Ya tendrán su momento, o no, de hacerlo, pero será su decisión.

    Hablas de ser falso, pero creo que no es necesario tener un código en el que se incluya este adjetivo. Hay que tener tacto, vista, tolerancia, transigencia, comprensión… pero siempre transparencia. En tu caso, quizá esté bien esa medida “correctora” :-))que te autoimpones con el código, porque se nota que eres extremadamente sincero y espontáneo, y eso no es nada común en esta sociedad en la que se disimula tanto, pero… sinceramente, siendo honesto no tienes por qué cuidar tanto de guardar ese código, porque quien no cuadre contigo se apartará directamente y quien sí lo haga se acercará naturalmente.

    “Los iguales se atraen. Limítate a ser quien eres: sereno, transparente y brillante. Cuando irradiamos lo que somos, cuando sólo hacemos lo que deseamos hacer, esto aparta automáticamente a quienes nada tienen que aprender de nosotros y atrae a quienes sí tienen algo que aprender y también algo que enseñarnos”.
    (Richard Bach).

    Hay algún motivo, por ejemplo, por el que nos hayamos encontrado nosotros en la red, y así me sucede con un montón de personas más interesantes que estoy conociendo últimamente. Creo que la base de ello no es tanto el código, sino nuestro esfuerzo por ir más allá. Aparte de que es apasionante esto de profundidad; no entiendo cómo se lo quieren perder 😉

    En definitiva, creo que puedes seguir siendo tan íntegro como eres, pero ir tanteando cuándo tu integridad le duele a otros. Se puede ser justo y sincero y, a la vez, sociable.

    Un fuerte abrazo, Joan

    Vaya pedazo de trozo de texto que te he puesto 🙂

    Reply
  2. Juanco

    No voy a aportar gran cosa.
    Tus palabras me han dejado buen gusto de boca, tanto por cómo lo expones tus ideas, así cómo lo razonas. Tener un código de comportamiento social. Cierto, conviene para convivir, y disfrutar de la vida y la relación con los demás.
    Gracias por este buen momento de lectura y escucha.

    Un abrazo

    Reply

comenta ;)