El 27 de julio de 2015 el periódico El País publicó un artículo sobre mi proyecto “España desde el bar“, un libro de 100 entrevistas a españoles en los bares de España, donde les preguntaba qué piensan y sienten sobre el país. En el libro no hablo de mí, hablan solo los españoles que entrevisté. Todo bien si no fuera porque ese proyecto hizo cambiar mi punto de vista independentista y decidí dejar de serlo, y El País quiso destacarlo poniéndome en portada de la web. Algo que no debería ser un problema en una sociedad civilizada donde la gente tolera lo que piensan los demás, pero no es el caso. Entonces hubo un terremoto que provocó un tsunami de mentiras sobre mi persona, en twitter y en pequeños medios digitales que dejan al periodismo por los suelos. Pasé todo el día contestando la infinidad de twitts que lógicamente no llegaba a ver en su totalidad y menos contestarlos. Por esta razón escribo este post, para ir dejando constancia de las mentiras que han ido diciendo y poder copiarlo cada vez que me acusen de alguna de las conspiraciones que han creado, así que empecemos.

LOS BULOS

#1 Alguien vio que en el 9N no estaba en Cataluña votando en la consulta catalana sobre el independentismo, sino entrevistando a la gente en Santander, por esa razón esa persona empezó a twittear que yo nunca voté, la gente empezó a retwittear el mensaje sin comprobar que voté 15 días después en Manresa (era permitido votar 15 días después), en su día colgué la foto de mi votación, así que es fácil comprobar que es verdad, por ejemplo en mi facebook o en mi instagram, aunque contesté ese twitt, a la gente le dio igual y siguieron retwitteando esa falacia.

#2 Se propagó la historia de que yo antes no era independentista porque en el 2010 alguien encontró unos twitts míos donde criticaba por ejemplo que en TV3 (la televisión catalana) doblara una película española al catalán cuando nosotros hablamos las dos lenguas, por lo que entendemos perfectamente la versión original en castellano, y otro twitt donde criticaba al gobierno catalán porque en plena crisis se plantease gastar dinero en el cine catalán y no en cosas más importantes, parece ser que por criticar esta política lingüista yo no puedo ser independentista a ojos de los demás. La realidad es que en este mismo blog expliciaba en 2013 mis razones para ser independentista, y en Facebook se pueden encontrar debates míos abiertos defendiendo mi punto de vista independentista, en instagram mis ganas de cambio, e incluso algún amigo con quien debatí en su día lo certificaba. Lo más preocupante de esto es que una persona que dirige un periódico digital en mi ciudad se puso a twittear que me conocía desde hace 10 años y que yo no era independentista. No recuerdo quien es esta persona, me suena su nombre, a lo mejor coincidí con él alguna vez pero ni idea, lo preocupante es que se invente que yo no lo era con tantas muestras de que sí que lo era, y lo peor es que usó su medio para publicar una noticia diciendo que conocidos de mi ciudad decían que yo nunca fui independentista, vergonzoso, un insulto a la prensa. No pongo su medio porque seguramente lo único que busca es polémica para promocionar su periódico.

#3 No milito en ningún partido ni organización, nunca he militado y nunca militaré en ninguno. Voy por libre, nunca me han gustado los grupos, ni los partidos, suelo votar en blanco, no creo en el sistema de partidos actual. Pero resulta que me invitaron a presentar mi libro en un evento que organizaba, según cuentan en twitter, una asociación extremista de derechas, algunos dicen que son nazis, yo sinceramente no lo se, me invitaron y fui a hablar de mi libro y experiencia cambiando al no independentismo, y luego me fui, pero según algunos twitteros el hecho de haber ido a hablar de mi libro me convierte en militante o seguidor de sus ideas, me han llamado hasta nazi… Pues no, no lo soy, de la misma forma que tampoco soy de ninguna universidad donde he hecho charlas, ni de Barcelona TV donde también presenté mi libro España desde el bar. Que un día aparezca en Tele 5 no significa que sea seguidor de Tele 5 y mucho menos que forme parte de la empresa. Si un partido independentista quiere que presente mi libro estaré encantado de ir. Hasta a China iría a presentar el libro aunque yo no sea comunista, me gusta poder ir a hablar donde sea y decir lo que pienso y no dejar de expresarme por lo que otros piensan. Aún así han llegado a publicar un artículo en otro medio diciendo que mi historia era un montaje, y que milito en estas organizaciones, todo muy conspiranoico, otro flaco favor a la prensa.

#4 Siguiendo con la #3 dicen que me pagan, que si me dan subvenciones y no se que más. Nadie me paga por decir lo que pienso, no estaría mal escribir todo esto desde una isla que me han regalado, pero de momento me lo he pagado todo yo trabajando y no me llega para una isla. El proyecto me costó unos 2000€ para recorrer España y comía una vez al día, al volver el médico me dijo que me faltaban vitaminas. Hasta tuve que hacer una campaña de crowdfunding para poder publicar mi libro, si me pagaran no tendría necesidad de hacer ninguna campaña de mecenazgo, ni recorrer España de manera precaria perjudicando mi salud.

Me gustaría compartir unas declaraciones que di en una charla, donde hablo sobre lo importante que es escuchar los otros puntos de vista, aquí el vídeo de mi intervención.

Y sobre todo lo más importante, ese día fue el día que salí en el periódico El País por mi cambio de ideología, no por mi trabajo, y tenemos la prensa que nos merecemos porque a la gente le interesó mas mi ideología que mi trabajo, como el libro: http://desdeelbar.com o la webserie documental http://buscandohistorias.com

A continuación puedes ver una entrevista que me hicieron en 2015, donde repasan varios de los proyectos que he realizado los últimos 10 años:



10 comentarios en “Verdades y mentiras sobre mi independentismo”

  1. Fer dice:

    Felicidades por tu gran campaña de marketing. Simplemente creo que a los independentistas lo que no nos gusta es el Estado Español. No España ni los españoles.

  2. Xavier Torres dice:

    Estic completament d’acord de que les persones puguin canviar d’opnió. El meu cas es contrari al teu i per això també crec que el respecte no s’ha de perdre mai. Espero que t’invitin a parlar a més llocs 🙂 Una recomenació, segueix sent tu mateix.

  3. Francesc Rosselló Ribes dice:

    Potser és això, et falten vitamines!! 😉

    Si tot plegat no és un muntatge, l’article del País és molt dolent, doncs al principi comenta que eres un indepe racional i després comproves que els espanyols no ens odien i ja no eres indepe, per tant, abans series indepe emocional, oi?

    Realment no conec cap indepe que vulgui una República Catalana per que els espanyols ens odien, ara el que és clar que no ens entenen ni volen, suposo perquè llegeixen el País, un diari no gaire neutral, oi?

    1. Joan Planas dice:

      para resumirlo un poco: independentista racional porque fui independentista por razones como el rechazo que entendía tenía el resto de España a los catalanes, no independentista emocional que lo es porque es catalán y considera que por el hecho de ser catalán debe separarse de España. Parecido a quien le gusta un equipo de fútbol que lo es desde pequeño y no porque haya razonado ser de un equipo u otro.

      1. Marc dice:

        Joan, crec simplement que confons ens conceptes.
        D’acord amb el que dius tu no eres independentista racional, sinó més aviat emocional. Racional seria si, un cop fer un càlcul d’utilitats (posem pel cas, el dèficit fiscal, o el fet que el TC i el govern espanyol no deixin posar impostos sobre els dipòsits bancaris o sobre energies brutes al govern català) decidissis que et surt més a compte que Catalunya sigui independent.
        En el teu cas, simplement et pensaves que els espanyols eren gent estranya i que ens volien mal i, com havia de ser, vas descobrir que no, que arreu de l’estat hi ha molta gent fantàstica, com hi ha gent fantàstica a Catalunya, a Itàlia o a Moçambic.
        Però vaja, aquest independentisme “ètnic” és extremadament minoritari perquè bàsicament no té sentit. L’independentisme que té sentit és el de voler construir quelcom nou, amb una bona relació de veïnatge amb la resta de l’estat, però amb un tracte de tu a tu, no pas de submissió. Es tracta doncs de ser un país normal en el que les decisions que prenen els nostres polítics no siguin sistemàticament anul·lades per un nivell jeràrquicament superior que, a més a més, et tracta fiscalment de manera injusta. És, en definitiva, voler ser un país com ho són Àustria, Dinamarca, els Països Baixos, etc.

        1. Joan Planas dice:

          No te estoy transmitiendo bien el concepto de razones emocionales y racionales, lo vuelvo a intentar. Mi independentismo vino después de un razonamiento basado en el desprecio que vi en el resto de España, lo razoné, “si nos desprecian, y no quieren entendernos no me interesa formar parte de ellos”, esto no viene de una emoción, como por ejemplo querer la independencia desde siempre como quien es del Barça o el Madrid desde siempre sin preguntarse ¿por qué?.

          Pero si prefieres que sea independentista emocional no pasa nada, tanto me da si era emocional o racional. Lo importante es el libro.

          Y tipos de independentistas hay muchos, este era el mio, sobre los temas políticos/económicos creo que aún se puede hacer más trabajo negociando, dando a conocer a toda España nuestras razones y manifestándose en vez de ir directos a la independencia, pero es mi opinión y entiendo los que opinen que ya no es posible y la solución solo sea la independencia.

          No trato de convencer a nadie de como debe ser su independentismo, solo de mostrar los pensamientos de los españoles por toda España en un libro.

          Si Catalunya se independiza pues ese libro será un bonito libro de colección para recordar que decían los españoles en esta época tan interesante.

    2. Ramón dice:

      Tinc que parlar amb tu, tens e-mail?

  4. forza4 dice:

    Ambas cosas son importantes, pero, aunque sea yo un poco idealista, también está claro que el hacer cosas es lo que hace que toda la ideología se traspase al día a día.
    Igual ya no quieres ser independentista, pero sí poder ser independiente para poder decir lo que piensas y sientes, sin cortapisas arbitrarias.

    Enhorabuena por tu trabajo, y adelante con todo. 🙂

comenta ;)