Dedicado al grano de mi labio, y al de los adolescentes o adultos, que les torturan o les torturaron como a mi.

Se distingue el color de la piel humana con sus contrastes y poros esperando el día de su infección. Una pequeña e insinuante bolita blanca empieza a emerger desde las profundidades de la piel grasa y gastada por el tiempo sin ningún intento de parar el volcán que le está saliendo, llegando a un tamaño tan considerable como para que el amo se de cuenta de su molestia decidiendo hacerlo erupcionar contra sus dedos dejando una leve cicatriz para toda su vida.



1 comentario en “El Grano”

  1. siqopata dice:

    argh!¡ kque desagradable y que poetico xDD

Responder a siqopata Cancelar respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando entendemos que se acepta nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies