La “Cultura” en el futuro

Estamos hartos de la publicidad en la TV, hacemos lo posible para saltarla con el zapping, adoramos a los aparatitos que eliminan la publicidad, tengo un amigo que dice que en la TV sólo hacen anuncios y a veces fragmentos de programas, y un amigo de este amigo necesita apuntarse en una libreta todo lo que sucede en una película porque cuando dejan de hacer publicidad ya no recuerda de que trataba.

Pero ha llegado internet, los modelos de publicidad actuales se vuelven caducos, el medio se tiene que adaptar, la teoría de Darwin cobra más sentido que nunca, nacen nuevos modelos de publicidad para sobrevivir en esta nueva era. Modelos ideados gracias o desgracia de la creatividad de mentes maquiavelicas con sed de vender. Puedes estar leyendo un escrito en una web, acercarte a un enlace del texto pensando que es información y resulta ser un anzuelo para ver publicidad, incluso algunos escritos en si mismos son publicidad, es como estar leyendo una novela de suspense y en la página 50 te hablan de lo bueno que es el sabor de la Cocacola que vende la máquina de refrescos de la oficina del detective (el protagonista de la novela), un detalle que no tendrá ninguna importancia en la historia, sólo para poder pagar la creación de la novela.

En el cine es una técnica sumamente usada, en la película La Isla los protagonistas utilizan el buscador de Microsoft como si fuera la cabina telefónica del futuro, con el tiempo recuerdas más ese detalle que la trama de la película, y curiosamente si eliminas el nombre de Microsoft (MSN shearch) la película sigue teniendo el mismo sentido incluso mejor ya que eliminas detalles innecesarios que despistan y sólo sirven para ensuciar y vender, he pagado una entrada de cine para ver una película no una película con anuncios.

¿Te imaginas ir a ver a la Monalisa y ver esto?

la "cultura" en el futuro v.1

No es exagerado, en las películas como he contado, ya se usa, e incluso podría ser que en el cuadro de la Monalisa ya existiera publicidad, a lo mejor el paisaje que sale en el cuadro es de una población que pagó al artista un dinerillo para que la dibujara y así en verano disfrutaran de unos turistas que enriquecen su economía al visitar el pueblo que aparece en el famoso cuadro.

Pero…¿ese es el arte que queremos? ¿un arte creado sin sentido motivado por la suma de dinero que deposite un publicista?

No contestes aún, vamos a hacer la pregunta desde otra perspectiva:

Imagínate que tienes un coche y se estropea, vas al mecánico para que lo repare (si en serio, suelen repararlo) y te dicen que tienen que cambiar una pieza, pero te recomiendan una pieza que no es la mejor, pero resulta que la empresa que fabrica esa pieza paga al mecánico para que la venda a sus clientes.

¿Prefieres esa pieza que el mecánico te coloca porque le pagan por venderla o preferirías la pieza más adecuada para tu coche?

!La más adecuada¡ claro, es lógico, e igual de lógico es que el artista de La Monalisa escoja el mejor paisaje, el que tiene más sentido para su cuadro, sin tener que estar ligado a otros paisajes condicionados por el dinero, aunque curiosamente el ejemplo del mecánico es muy habitual, tanto en esa profesión como en la mayoría, el instinto Darwinista no sólo se mantiene genéticamente sino también comercialmente, el comerciante se adapta para sobrevivir.

Vale, imaginemos que todos los artistas son artistas de verdad y no permiten como sucede en la película “La Isla” que la publicidad condicione su obra, hasta ahora el usuario que disfrutaba de esa obra pagaba para ese gozo, pero actualmente en internet todo lo que es digital corre el rumor de que tiene que ser gratis, algunos hablan de cultura pero la práctica dice que sólo es aplicable a lo digital, entonces los artistas pierden la fuente de ingresos para sus creaciones y tienen que buscar nuevas fuentes de financiación, podrían decidir dejar de crear ya que las personas para quién creaban ya no les respetan, desprecian sus obras, se las descargan como si descargasen un politono que anuncian por la TV, pero el artista no crea para los demás, crea para él, así que le es imposible dejar de crear, necesita crear para ser feliz, así que no tiene más opciones, las personas que tanto alagan las obras de su artista favorito y descargan gratis sin publicidad, ni autorización, obligan a que los siguientes trabajos estén condicionados por la publicidad, Bisbal empezará a cantar canciones donde el estribillo aparecerá una tal Fairy que está enamorada de Don Limpio, un hombre con problemas de calvicie que se dedica a limpiar suelos.

Algunos artistas lucharán para hacer obras de arte de verdad, pero no tienen el tiempo ni el dinero para poder estudiar y experimentar tanto como tuvieron los antepasados, o no, en realidad el 90% de las obras de los artistas serán pura publicidad, gratis para todo el mundo, y sólo un 10 por ciento serán obras de verdad, sin condicionantes, creadas con sentido, serán pocas pero existirán, serán gratis, pagadas con el dinero de la publicidad de las demás obras, sólo un 10% de obras auténticas, porque tienen que dedicar más tiempo a crear porquería publicitaría vestida de obra de arte, además serán muy pocos los artistas que tendrán los medios para crear grandes obras, la publicidad no puede pagar a todos los artistas, los pequeños artistas intentarán crear obras gracias al sistema de Adsense, un estándar en el mundo de la publicidad aplicado a todo tipo de contenido digital, pero sólo 3 artistas de 10.000 consiguen el suficiente dinero para despegar en su carrera profesional artística.

Pero el público estará contento, no pagará nada para consumir cantidades inhumanas de publicidad, seremos todos más infelices porque no conseguimos comprar todo lo que nos anuncian, lloraremos por Fairy que no consigue enamorar a Don Limpio, nos compraremos los muñequitos que representan la canción y cualquier producto que tenga ese nombre, Darwin se erigirá como el gran Dios del marqueting, gracias a su teoría la publicidad no se extinguió, se adaptó, el arte desapareció y se transformó en publiarte.

Cuando hablas con un amigo dudas de sus gustos, porque a ti también te pagan por hablar bien de la última película de Tarantino, ya no hablamos de arte, hablamos de publicidad, cuando una película nos gusta, en realidad nos ha gustado un anuncio de 1 hora y 30 minutos.

Ya no existe termino medio, antes podías comprar una obra sin publicidad y disfrutarla, el artista creaba desde cero arte sin condicionarse por publicidad (algunos no, como el creador de “La Isla”), era libre, era ARTE, si no tenías el dinero suficiente podías esperar y disfrutar de esa obra ensuciada en la TV con publicidad en medio, pero el rumor de que todo lo digital es gratis, el consumidor pierde el respeto al artista y a él mismo por no querer consumir arte de verdad, se desequilibró la balanza y el artista deja de crear arte, ahora tanto si quieres como si no, la publicidad está dentro de la obra, no hay red p2p que la quite, porque sin esa publicidad no existe la obra.

Actualmente, en el año 2007 estamos en la transición, desgraciadamente, aceptamos ver la Monalisa o cualquier obra rodeada de publicidad mientras sea gratis, no sabemos disfrutar de la obra en su pureza, no nos han educado la mirada, la ensuciamos a consciencia, son pocos los que sueñan con sentir una obra en su originalidad, tenemos que aguantar eslogans y logotipos alrededor de la obra, publicidad que tanto odiamos en la televisión y ahora aceptamos en internet:

la "cultura" en el futuro v.2


NO A LA PUBLICIDAD, YO PAGO AL ARTISTA QUE CREO QUE ES BUENO, NO QUIERO QUE LA PUBLICIDAD PAGUE AL ARTISTA QUE CREE QUE ES BUENO PARA NOSOTROS

¿Y TU, QUE FUTURO QUIERES PARA “LA CULTURA”?

Y escribo “Cultura” entre comillas porque la gente entiende cultura como arte, aunque en realidad el arte sólo es una pequeña parte de la cultura, la cultura es y contempla, muchos más aspectos de la vida.

Si la cultura por ser cultura tuviera que ser gratis, entonces todo en la vida tendría que ser gratis, la gasolina, la discoteca, la comida, la cocacola, tus horas de trabajo…:

cultura.

(Del lat. cultūra).

1. f. cultivo.

2. f. Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico.

3. f. Conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época, grupo social, etc.

4. f. ant. Culto religioso.

Este escrito a sido pagado por las empresas Cocacola, Fairy, Don Limpio… es broma 😉

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando entendemos que se acepta nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies