Los Artistas mienten para decir la Verdad

“Los artistas mienten para decir la verdad mientras los políticos mienten para ocultarla.”

“Inventé una mentira, pero al creértela has descubierto la verdad acerca de ti. Lo que era verdad en esa mentira sigue siéndolo fuera de ella.”

V de Vendetta

Gracias a la invitación de Ton Sellas hice una clase de 2 horas sobre videoblogs e imagen en la UIC a estudiantes de Comunicación Audiovisual (que tiene un nuevo y magnífico plató), donde me lo pasé pipa y conocí unos profesores cojonudos, me encanta el ambiente universitario, porque estás todo el día aprendiendo cosas nuevas ya que los profesores (buenos) están constantemente aprendiendo y les gusta contarlo.

Por cierto, encierren al demente que metió una columna en medio de la clase.

Los alumnos me sorprendieron gratamente, la mayoría están cursando la carrera porque les gusta no por indecisión, aunque cuando pregunté si editaban vídeo o publicaban en internet sólo se levantaron un par de manos, aiaiai, ¿seguro que estoy en Comunicación Audiovisual? a mi me gusta el surf pero si no lo practico no sirve de nada y la teórica no tiene nada que ver con la práctica igualito que conducir un coche y la teoría (maldito examen), ¡así que manos a la obra! ¡ARTISTAS!

He leído las primera reacciones de la classe (increible poder decir que e leído las reacciones, gracias internet), Mireia con: “Una clase diferente”, y Digitulias que reflexiona y resumen varios de los temas que hemos tratado: 1, 2, 3 y 4 estoy muy contento por las reacciones, gracias.

Dentro de un pequeño caos informático que me impidió hacer la clase como me habría gustado, estoy contento de como la salvé sobretodo porque me divertí haciendola, siempre pensé como sería ver a un profesor con una nariz de payaso, ellos ya lo saben 😉 Aunque hay millones de cosas a mejorar, me encantaría hacer una segunda clase más práctica y repetir las clases tantas veces como haga falta, compartir conocimientos me da un chute de adrenalina, de felicidad, a ver si Toni me deja repetir 😉

Espero que los alumnos, tanto por post como en privado y pueden ser anónimos, me dejen la opinión de la clase para mejorarla, los errores están para corregirlos, educar sin educar no sirve de nada.

En la clase les expliqué la gran responsabilidad que tienen, en el momento que apuntan con una cámara dirán mentiras, pero depende de como las digan dirán grandes verdades.

El cine en sí es una gran mentira desde el primer momento que ves movimiento, ya que no existe movimiento, en realidad es una serie de fotografías pasando una detrás de la otra (24 fotogramas por segundo) haciéndote creer que existe movimiento, es una mentira que te muestra una verdad.

El fragmento de vídeo de V de vendetta se me quedó grabado en la retina o más bien en un espacio reducido del cerebro que amplio al blog antes de que se llene de polvo lo poco que me queda de memoria. Toda la vida te dicen que no debes mentir, pero resulta que en mi profesión no hay otro remedio, en el momento que pones la cámara estás manipulando, mintiendo, la misma situación/acción/escena desde otro ángulo, otro plano, otra composición, sonido, música, voz y colores, no tiene nada que ver.

Cuando apuntas con la cámara estas poniendo una mirada ,esa mirada no existe en la realidad, es una interpretación tuya que transmitirás al público, de ti depende que el público descubra una verdad o siga engañado, de Artistas también hay que mienten como los políticos.

EN EL MUNDO REAL

Pero esta norma no es sólo aplicable al cine, sino también en las relaciones. Recuerdo la anécdota de un Jefe de un restaurante donde una trabajadora delató que una compañera robaba dinero de la caja, el jefe sabía que si le decía a la ladrona que su compañera le había delatado tendría dos problemas:

1- tendría que despedir a la ladrona, que era una buena trabajadora.
2- crearía una situación terrible para la trabajadora honesta, con toda la buena intención del mundo de ayudar metería en su vida una enemiga por vida.

Así que le dijo a la trabajadora honesta que no dijera nada, y que el nunca diría que lo dijo.Para solucionar el problema creó una mentira para que la propia ladrona se delatara. Puso una cámara en una esquina del restaurante, y al final del día cuando ya no hay nadie y aprovechan para comer todos juntos (si habéis trabajado en un restaurante conoceréis la situación) el Jefe se sentó en la mesa con una cinta en la mano, y dijo,

¿Veis allí arriba? hay una cámara de vigilancia ¿Tenéis que contarme algo?

La ladrona enseguida confesó, pidió perdón, que lo sentía mucho, etc, el Jefe le dijo que no pasaba nada, que porque lo hizo, etc, al final del día el Jefe consiguió:

1- No perder a una trabajadora y que fuera aún más atenta en el trabajo al sentirse mal.
2- No crear enemistad con su compañera.

La cámara nunca filmó nada, saber mentir para hacer el bien, para contar verdades, es un arte.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando entendemos que se acepta nuestra política de cookies. ACEPTAR

Aviso de cookies